Prevención

MISIÓN:
“Prevenir el alcoholismo, la drogadicción y otras conductas que afectan la salud individual, familiar y social promoviendo el desarrollo integral y calidad de vida del ser humano ”.

¿QUÉ HACEMOS EN PREVENCIÓN?

Elaborar, promover y ejecutar programas preventivos, encaminados al fortalecimiento de habilidades que le permitan a la persona obtener una mejor calidad de vida.

Desde su creación en 1990, el departamento de prevención ha venido desarrollando programas orientados a evitar y disminuir el riesgo del consumo de alcohol y otras sustancias, con población en edad estudiantil de todo el pais. Estas actividades han sido desarrolladas en coordinación con el Ministerio de Educación, Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, Alcaldías y diferentes organismos nacionales e internacionales.

El enfoque de nuestro trabajo ha sido el fortalecimiento de “Habilidades para la Vida”, buscando la disminución de factores de riesgo y aumentando factores de protección vinculados con el consumo de drogas.

¿QUÉ SON LAS  HABILIDADES PARA LA VIDA?

El enfoque de habilidades para la vida desarrolla destrezas necesarias para poder enfrentar en forma efectiva los retos de la vida diaria.

Según la Organización Mundial de la Salud, las habilidades para la vida abarcan tres categorías básicas, que se complementen y fortalecen entre sí:

  1. Habilidades sociales o interpersonales, incluyendo comunicación, habilidades para negociación y rechazo, confianza, cooperación y empatía.
  2. Habilidades cognitivas, incluyendo solución de problemas, comprensión de consecuencias, toma de decisiones, pensamiento crítico y autoevaluación.
  3. Habilidades para el control de emociones, incluyendo el estrés, los sentimientos, el control y el monitoreo personal.

Estas habilidades específicas son componentes esenciales de un desarrollo saludable, y por lo tanto ayudan a que un niño tenga un carácter fuerte. Diversas investigaciones han demostrado que estas habilidades particulares son mediadores de conducta en la adolescencia, ya que pueden retrasar el inicio del uso de drogas, prevenir conductas sexuales de alto riesgo, enseñar a controlar la ira, mejorar el desempeño académico y promover el ajuste social positivo.

POBLACIÓN BENEFICIARIA:

El trabajo de nuestro departamento lo desarrollamos en dos ámbitos: sector formal y no formal. El sector formal comprende todo lo que es intervenciones preventivas en instituciones educativas, el no formal hace referencia al trabajo con iglesias, grupos organizados, Organizaciones No Gubernamentales, etc.

Nuestras poblaciones objetivo son:

Niños y niñas
Se desarrollan talleres de prevención temprana con temáticas como: El cuidado de uno mismo, buen uso de los medicamentos, presión de grupo, uso del tiempo libre, personas en las que puedo confiar, etc.

Jóvenes
Con los y las jóvenes se realizan talleres sobre prevención del uso indebido de drogas, liderazgo, habilidades para la vida y trabajo en equipo. En algunas ocasiones estos temas después los multiplican con sus iguales. Esto les ayuda a realizar actividades enriquecedoras, de crecimiento y desarrollo humano. Además contribuyen al desarrollo del potencial de otros jóvenes, mientras trabajan en el de sí mismos.

Padres y madres
Se desarrollan talleres preventivos con temáticas encaminadas a que los padres y madres se conviertan en agentes preventivos en sus familias. Las temáticas van encaminadas hacia el fortalecimiento de la autoestima en el hogar, la comunicación familiar, estilos de crianza, disciplina en el hogar, prevención de drogas, etc. Cada uno de ellos con ejercicios vivenciales y trabajos de reflexión y análisis.

Docentes, personal técnico, líderes y lideresas de las comunidades en general:
Se capacita a estos grupos, con el objetivo de que sean multiplicadores de los programas preventivos con su población beneficiaria. De esta forma se incrementa el número de personas capacitadas en prevención de adicciones y se puede llegar a más población en la multiplicación de contenidos y actividades que contribuyan al desarrollo de estilos de vida saludable en todas las personas.

METODOLOGÍA DE TRABAJO

La metodología de trabajo es participativa, se trabaja en tres niveles: cognoscitivo, afectivo y conductual, ya que de esta forma el aprendizaje es mayor, más efectivo y duradero. Las estrategias que se utilizan son trabajos grupales, discusión de casos, exposiciones participativas, juego de roles, debates, etc.

TEMÁTICAS DE LOS TALLERES PREVENTIVOS DESARROLLADOS:

  • Autoestima
  • La Comunicación
  • Resolución de conflictos
  • Manejo de la presión de grupo
  • Expresión de sentimientos
  • Toma de decisiones
  • Proyecto de Vida
  • Liderazgo y trabajo en Equipo
  • El Abuso de Drogas: causas y consecuencias
  • Alcohol: mitos y realidades
  • Tabaco: mitos y realidades
  • Drogas ilegales: marihuana, cocaína y crack. Mitos y realidades